1 de junio de 2009

Nepal: "naturalmente, con una vez no es suficiente"

Pocas veces nos ha parecido el eslogan de la promocion turistica de un pais tan acertado como el de Nepal. Si viajas a Nepal, muy probablemente es porque te gusta la montaña. Y aqui hay tanta, y tan unica, que o te vienes para 6 meses o siempre te vas a quedar corto. Con ganas de mas. Con ganas de volver. Y en esas estamos; todavia ni nos hemos ido, pero tenemos clarisimo que a Nepal volveremos.

Afortunadamente, Nepal ha supuesto una vuelta al altisimo nivel que estaban teniendo nuestros sabados hasta el pequeño bajon de la India. Y no solo porque hemos hecho fundamentalmente turismo de naturaleza, ya sabeis, del que realmente “nos pone”. Casi todo en Nepal nos ha cautivado desde el primer momento. Es curioso como, para la mayoria de la gente que hemos conocido, llegar a Kathmandu suponia un shock por el nivel de ruido, el follon de trafico, la suciedad, etc. Para nosotros, viniendo de la India, ¡fue maravilloso, como volver a la civilizacion! No solo a nosotros nos ha parecido que los nepalis no tienen nada que ver con los hindus, sino que ellos mismos se encargan de enfatizar la diferencia en cuanto tienen oportunidad (como “semos”, siempre peleaos con el vecino :-\). El detalle mas evidente, y en mi opinion quasi-comico, es que la hora en Nepal esta 15 minutos adelantada a la hora de la India, como para decirles “sera por poco, pero somos distintos y vamos por delante” =:-0 Tambien nos contaron un chiste que encaja aqui: frente al de Nepal, que da titulo a esta entrada, el eslogan sobre la India podria ser “INDIA = I’ll Never Do It Again!” :-)

En fin, posiblemente me estoy pasando, ya que somos conscientes de que muchas de nuestras sensaciones iniciales en cada pais estan muy condicionadas por lo vivido inmediatamente antes. De hecho, en nuestros primeros dias en Kathmandu solo tenian ¡8 horas de luz al dia!, una locura (aunque el turista lo notaba menos gracias a los generadores propios de los hoteles). Los “sonidos de Nepal” tambien incluyen el “gargajeo”, y en particular nos hemos admirado con la pasion con la que las feminas se aplican a este habito... unas finolis, las Nepalis :-/ Eructos y pedorreo son menos habituales, afortunadamente (bueno, pedetes en la montaña si se dan con frecuencia, pero con el tema de la aclimatacion a la altitud vale todo :-0). Y ahora que nos vamos, tambien podemos contar la “suerte” que tuvimos aterrizando en Nepal en medio de la “fiesta”. El dia antes de volar a Kathmandu, el Primer Ministro dimitio por no haber admitido el Presidente su destitucion del Jefe Mayor del Ejercito, y el inestable gobierno maoista se fue al carajo. En este tipo de paises, la inestabilidad politica crea siempre mucha intranquilidad, porque cuanto menos el transporte, los suministros, etc. es facil que se vean afectados (si no algo peor). Ademas, aqui los maoistas no habian sido gente precisamente tranquila, antes de finalizar la monarquia hace solo 1 año y ganar las primeras elecciones democracticas del pais por estrecho margen. En resumen, una fiesta, como decia. Por suerte, el ambiente se mantuvo dentro de un orden y no tuvimos ningun imprevisto desagradable.

En fin, como contaba al principio todas estas incomodidades, totalmente objetivas, en nuestra subjetividad ni nos importaban. Si a eso le juntas que a los 2 dias de llegar nos hicimos el vuelo por el Himalaya del que ya os hablamos, y el dia siguiente nos marchamos de Kathmandu para perdernos durante 18 dias por el llamado Circuito del Annapurna... ¿a quien le importa haber tenido que cenar a la luz de las velas 3 noches seguidas?

Nuestro “paseo” de mas de 200 kms por estas impresionantes montañas ha sido una gozada. Una vez mas, no os voy a dar datos y detalles estilo guia de viajes, y sobre lo espectacular de estos paisajes pues tambien de nuevo a las fotos me remito. Los 3 dias iniciales de tiempo un poco nublado supusieron que nos perdieramos uno de los 3 ochomiles del circuito, el Manaslu, del que nunca tuvimos una vista despejada. Pero, a cambio, hemos tenido otros muchos dias de tiempo inmaculado, sobre todo por las mañanas, y unas vistas de los macizos del Dhaulagiri y del Annapurna para caerse de espaldas.


Si he de decir que, en esta ocasion, como en la montaña tienes tanto tiempo a solas con tus pensamientos, la sintesis final para esta entrada no solo ha sido dolorosa en lo relativo a la seleccion de fotos... tambien, incluso mas, ¡en las notas que incluir! Todo ha crecido descomunalmente este mes, incluso mi barba, que he de reconocer ha sido lo maximo que me la he dejado crecer nunca... y no mola, no solo pinchaba a Eva, tambien a mi mismo :-0

Aunque ya llevabamos en la mochila algunos trekings de varios dias y en altitud (Kilimanjaro, Peru), el Circuito del Annapurna ha sido diferente en muchos aspectos. Obviamente, estas montañotas son unicas, no solo las mas altas del mundo sino que, a diferencia por ejemplo de los Andes (cuyo altiplano esta a mas de 3000 metros), en Nepal se levantan practicamente desde nivel del mar hasta los mas de 8000 metros que alcanzan aqui 8 picos (de los 14 a nivel mundial). Asi que ver con suficiente perpectiva uno de estos gigantes desde la base es, como dicen los americanos, “mandibula-desencajante”... de quedarte boquiabierto, en castizo.

Aparte de las diferencias geologicas, muchos de los trekings por el Himalaya nepali tambien son unicos porque, paradojicamente, no son expreciencias “salvajes”, de soledad y “supervivencia” en la montaña. Intentar hacer cumbre en cualquier pico por encima de 6000 metros es otro tema, pero los circuitos de treking discurren por zonas pobladas, y con pensioncillas a lo largo del camino. Son pequeñas y humildes, pero te permiten realizar el recorrido sin tienda ni acarreando comida para muchos dias (por ejemplo 18 en el que hemos hecho nosotros). Aunque el aislamiento en las pensiones no es brutal, y necesitas tu saquito para dormir sin pelarte, si estan mas calentitas que la tienda, y sobre todo se agradecen muchisimo si le da por llover (y hasta la fecha habiamos tenido suerte con la lluvia en nuestras “expediciones” anteriores, pero aqui nos la hemos encontrado varios dias). Nos ha hecho mucha gracia como los restaurantes de estas pensiones estan plagaditos de posters cursis con moraleja, terribles en cuanto a las imagenes (generalmente fotomontajes utopicos), pero con algunas frases buenas. La que mas nos ha gustado: “las mentes, como los paracaidas, solo funcionan abiertas”.

Para gustos los colores, y creo que a mi personalmente me va mas el rollo solitario en la montaña, pero es muy interesante culturalmente haber podido ver como viven un porcentaje alto de nepalis, en micro-pueblos totalmente aislados por carretera, y donde los suministros tardan varios dias en llegar acarreados por porteadores o, si el camino lo permite, por burritos. Vamos, que me rio yo de los pobrecitos de Bulnes, en los Picos de Europa, a los que les hicieron el funicular “para sacarles del aislamiento” (frase del politico de turno para justificar el destrozo en pro del turismo). El que los locales vivan en pueblos desperdigados por el camino, cada cierto tiempo, como decia tambien evita tener que llevar montones de porteadores para cada guiri (cuando subimos el Kili llevabamos ¡5 personas de apoyo por cada turista!), lo que a su vez supone que el camino en si esta mucho menos masificado. Aqui con un porteador que te lleve tu mochila grande es mas que suficiente, incluso ni eso si te ves con fuerzas como para llevarla tu mismo... no es nuestro caso, a estas altitudes hay que ahorrar cada gramo de energia o luego no llegas. Eso si, la sensacion de panoli es equivalente a la de otros recorridos de alta montaña que hemos hecho; mientras tu subes penosamente cada metro, y te proteges de las inclemencias del tiempo con tu chupa de Gore-Tex y forro interior que aguanta -273 Kelvin y esta patentado por la NASA, tus botas tambien Gore-Tex sumergibles hasta 40 metros con suela V-flex, Geox, Transpirator y camara de ozono (la camara de aire esta obsoleta), y finalmente tu chubasquero dos piezas por supuesto tambien Gore-Tex pero con triple capa por si el chirimiri... pues te adelantan como balas los porteadores locales que, los que mas suerte tienen, trabajan para panolis como tu y solo llevan tus 15 kilitos de mochilon y al menos calzan deportivas... pero la mayoria se cargan verdaderas salvajadas a la espalda y van equipados como los abuelos en el paseo de Benidorm (chanclas y dos trapitos... y esto no es coña). De vez en cuando hay desgracias, pero cuando hablamos de pasos de mas de 5000 metros y temperaturas bajo cero, lo “normal” seria que hubiera muchas mas... pero esta gente es de otra pasta, ¡para quitarse el sombrero!

Asi como en la India la gente fue lo que mas nos decepciono, en Nepal han estado totalmente a la altura de sus paisajes, sobre todo precisamente en los pequeños y remotos pueblos de montaña. Aunque los famosos sherpas viven fundamentalmente en la zona del Everest, las razas del Himalaya en general son de ascendencia mongola, y comparten no solo sus caracteristicos rasgos sino tambien el que son budistas. Y entre lo uno y lo otro, entre su belleza exterior y su calma interior, nos han ganado por completo. Son gente extremadamente timida, y al mismo tiempo extremadamente servicial, hasta el punto de llegarte a sentir violento de tanto que te cuidan. Por su timidez, con los pocos que hablan algo de ingles las conversaciones nunca son largas ni profundas... pero ni falta que hace, y posiblemente los intercambios mas bonitos (sin entendernos ni jota) los hemos tenido con niños y ancianos. Los primeros desbordan viveza dentro de su genial ingenuidad; los segundos desbordan paz con su pausadisimo quehacer; y ambos desprenden una ternura en sus gestos que te provocan enormes ganas de abrazarles sin intercambiar ni una palabra (algo que, por supuesto, nunca hemos hecho porque les da un patatus). Viven en alta montaña, con un clima duro, y de forma muy humilde... pero nunca pierden la amabilidad y el buen humor, ¡un 10 para los nepalis!

[Mirar a la cara a las geniales ancianitas de aqui, por cierto, despertaba en mi una doble ternura, porque me acuerdo de mi madre ya que siempre pense que, como su madre, ella hubiera sido una ancianita maravillosa]

Por estas tierras tambien se estilan, como en Africa, los nombres poeticos: Himalaya = “montañas de nieve”, Annapurna = “tierra de buenas cosechas”, y durante el circuito un buen numero de pueblos tenian el apellido “pani” (agua) para recalcar su importancia: Kalopani (“agua negra”, el rio baja oscuro), Tatopani (“agua caliente”, tiene unas aguas termales), Tadapani (“alejado del agua” porque no habia rio en las cercanias)... aunque a veces se despistan, o se les termina la imaginacion, y ponen nombres como Darapani = “agua del grifo” =:-0 Gracias a nuestros sherpas, hemos aprendido un buen numero de palabras en sherpa y nepali, y algunas expresiones tambien son graciosas, como las utilizadas para decir “hace calor” = achacha (digase marcando y alargando las “aes” para indicar la muuusha calo que haseee, quiyo, aaaaaaaaaaaaaaaaaaachachaaaaa), o “hace frio” = achuchu (digase acentuando las “ues” mientras encoges los hombros en señal de rasca del carajo = achUchU).

A quien conocemos (digno de mencion)

Durante casi 3 semanas en el Annapurna, compartimos practicamente 15 horas al dia con nuestro guia (Lama) y nuestros porteadores (Suba y Lakpa). Los tres sherpas, originarios de la region del Everest, pero cada uno con sus peculiaridades y personalidades tan distintas... sin embargo hicieron (hicimos) un grupo genial, y nuestra convivencia con ellos fue muy enriquecedora para Eva y para mi. Gracias al ingles fluido de Lama, hablamos con el e, indirectamente a traves suyo, con Suba y con Lakpa, de mil y una cosas. Por supuesto nos hablaron largo y tendido de su lengua, su cultura, sus tradiciones, su forma de vida. Y por supuesto sobre budismo. No se cuanta influencia tendra en el caracter de la gente, pero por poco que tenga, son tan encantadores que te despierta mas interes por su religion. Aunque no nacio siendo una religion y los “dioses” aparecieron posteriormente... siendo purista, solo atañe al enriquecimiento espiritual a partir de cierto trabajo individual y no hay dioses ni reglas para salvar el alma, es mas bien una filosofia de vida, me gusta... aunque con el tiempo fueron surgiendo hibridos y ahora para la mayoria es una religion en toda regla.

Aparte de nuestros 3 sherpas, en el circuito coincides con bastantes montañeros como tu, con los que compartes pensiones y cenas. Muchos son sencillamente amantes de la montaña como nosotros, gente diversa con la que tienes charlas entretenidas y compartes tu ensimismamiento con semejante paisaje. Como Noelia y Maite, dos madrileñas que habian combinado el recorrido al campo base del Everest con el campo base del Annapurna... ¡menudas maquinolas!, lo pasamos bien los dos dias que estuvimos con ellas. En un porcentaje bastante alto, son gente que, como nosotros, tambien esta viajando durante varios meses; como Umberto, el italiano que se nos junto para echarle una mano superando el Thorung La (5416m), que trabajaba en una financiera y le habian despedido en Octubre, asi que decidio echarse la mochila a la espalda en vez de esperar en casa a que le cayera el curro (complicado segun esta el percal).


Y tambien coincides en esta parte del mundo, fundamentalmente budista, con mucho occidental desasosegado, si no directamente desencantado, con la escala de valores imperante en el mundo “desarrollado”, y que acude en busca de respuestas espirituales. Como por definicion son gente intelectualmente inquieta, inconformista, un buen numero de estos son personajes interesantisimos, como Narendra y Michaela. Ella es suiza y, tras desencantarse de su trabajo y su vida en general, lleva varios años pasando mas tiempo en la India que en Europa. Pero la historia de el es todavia mas interesante; norteamericano cuyo nombre original nunca conocimos (Narendra es su nombre hindu), trabaja en la India con la señora Ama (la mujer de los abrazos, igual os suena porque viaja a Europa con frecuencia, España incluida -http://www.amritapuri.org/). Ambos eran verdaderamente encantadores, pasamos bastantes cenas juntos y algun que otro dia de treking tambien compartimos el camino, charlando de la vida... pero sin “evangelizaciones”, Narendra sin ir mas lejos se abstuvo de trasladarnos sus creencias de forma inopinada, siendo su compromiso con ellas mucho mayor que la media, ya que lo habia dejado practicamente todo para trabajar 9 meses al año con Ama.

Pero tambien hay otros muchos que entiendes rapidamente que busquen “algo”, porque estan... pues eso, sencillamente muy perdidos :-/ Lo que no quita que, a las primeras de cambio, te suelten sus soliloquios sobre lo cerca que se encuentran del Nirvana gracias a haber mezclado sabiamente ¼ de kilo de hinduismo, con un litro de budismo, y una pizca de filosofia Bruce Lee (“be water, my friend”), todo cocido lentamente al baño Maria. Con verdaderas ganas he esperado en alguna ocasion que alguno de estos frikis terminase su propaganda y me preguntase cual era mi particular filosofia de vida, para ver que cara ponian al detallarles mi basica y patentada vision del “Carpe Diem et Requiescat in Pace” (= aprende a vivir el momento y disfruta a muerte de esta vida, sin grandilocuentes pretensiones)... pero nunca se dio la ocasion, curiosamente ninguno de estos estaba interesando en mucho mas que en escucharse a si mismo.

Por ultimo, tuvimos un brevisimo pero curioso encuentro con un hindu en medio del circuito, preguntandonos con genuino interes al saber que eramos españoles sobre la ocupacion musulmana de España. “Y... ¿como lo llevais???”. Sin comentarios.

Que leemos

Hace mucho que no comentaba nuestras lecturas, posiblemente porque pensaba que ibamos a llevar un ritmo mas alto de libros “devorados” por mes... pero ni de sabatico deja de escaparsete el tiempo entre los dedos, oye :-) Quitando un par de libros que no han alcanzado el nivel para mencionarlos, yo por fin me termine la biografia de Mandela. Muy recomendable. Sobre todo por la forma tan humilde, tan natural, tan “ordinaria” que tiene de contar una vida totalmente extraordinaria. Es buenisimo como te traslada las dudas, miedos, etc... que cualquiera tendria en situaciones tan complejas como le toco vivir, y de esta forma el mismo desmonta su propio mito, y te acerca a lo que deben sentir y pensar otros muchos lideres cuyo trabajo trivializamos. Derrocha, fundamentalmente, humanidad.

Aparte de Mandela, los ultimos dos libros que nos hemos leido han sido curiosos, sobre todo por el contraste entre ellos. O, pensandolo mejor, igual son mas las similitudes que las diferencias. “Maps for lost lovers” trata sobre la terrible vida de inmigrantes pakistanis en Inglaterra, terrible en tanto en cuanto su renuncia a sus creencias y cultura era nula y, por lo tanto, su adaptacion a su nuevo pais era tambien nula. No se cuanto de cierto tendran muchas de las costumbres musulmanas que describe el libro, pero... son espeluznantes. “The Dice Man” tambien trata sobre otro personaje perdido, pero en este caso un prestigioso psicologo americano que, totalmente descontento con su vida e incapaz de auto-psicoanalizarse con tino (es una critica brutal al mundo de los psicologos), decide entregar poco a poco todas las decisiones de su vida al azar del dado. Esquizofrenico, os podeis imaginar.

Por ultimo, Eva se ha leido “Persiguiendo al monzon”, las peripecias de un amante de la meteorologia que se dedica a seguir estas lluvias en su recorrido anual por la India. Original en el planteamiento, pero poco mas, parece.

Que comemos (y bebemos)

Los momos, un plato tibetano consistente en una especie de empanadillas rellenas de vegetales, pollo, ternera, u otras variantes, son posiblemente lo mas interesante que hemos probado de la cocina local (sobre todo cuando eran al vapor, y no fritos). Ademas, me encanta el nombre porque me recuerda al libro favorito de mi niñez :-) Por lo demas, la cocina nepali es basica, MUY basica. El dhal baat (arroz con pure de lentejas) es la quintaesencia, y digno de mencion sobre todo porque son capaces de comerlo ¡todos los dias de comida y cena!
------------------------

No puedo terminar sin mencionar lo mucho que hemos disfrutado en la montaña de los “atardeceres conscientes” que tanto nos gustan. Ademas, en muchos casos eran “indirectos”, ya que no veiamos el sol ponerse directamente sino que veiamos su reflejo en los enormes picos desaparecer lentamente. Por regla general solemos hacer muchos menos “amaneceres conscientes”, por aquello de la hora :-), pero como en la montaña vives con el sol hemos visto tambien muchos, preciosos.

¿Y ahora, hacia donde? Pues teniamos muchas, MUCHAS ganas de nuestra siguiente etapa, el himalaya hindu en la region de Ladakh. Por aquello de darle otra oportunidad a otra zona de la India y poder suavizar nuestra primera impresion del pais. Y tambien, como no, por volver a la montaña aunque fuera unos pocos dias. Pero desgraciadamente los vuelos a Leh, capital de Ladakh, estan por las nubes, y la alternativa son 3 dias de autobus a traves de pasos de montaña de mas de 5000 metros, que estan recien abiertos (y a duras penas), con lo que los 3 dias se pueden disparar si algo va mal... para luego disfrutar solo unos 10 dias de aquello. Con todo el dolor de nuestro corazon, hemos decidido descartarlo, asi que tras una breve escala en Delhi y otra en Hong Kong, comienza nuestra ruta por el sudeste asiatico (Vietnam, Laos... y Camboya que, al tener mas tiempo, finalmente la incluiremos si no surgen imprevistos).

Asi que, una ultima vez (tambien se usa en Nepal), ¡Namaste!

Juanjo y Eva

11 comentarios:

Jorge y Paula dijo...

Snif, snif!!!

Lo que daría por ver una de estas tardes uno de esos "atardeceres indirectos"...
Cuantas cosas quedan resumidas en los cambios de color de las cimas de Himalaya...
Soñaremos con ello hasta que volvamos a verlo en directo.

Javi Acero dijo...

Hola chicos, que gozada de viaje, casi puedo ver yo las montañas (y también oir los eructos que contais... me lo imagino!!). Gracias por transmitirnos no sólo datos y paisajes sino también sensaciones.
¡Anda que lo que presumo yo de amigos alrededor del mundo...!
Por cierto, seguiremos vuestro viaje desde Ucrania, ya que partimos para allá el 9 de junio. Ya os contaremos... (por cierto que también hemos abierto un "glob" siguiendo vuestro ejemplo).
Un besazo enorme y seguir disfrutando y haciendonos disfrutar,

Javi, Susi, Diego (y lo que venga)

Anónimo dijo...

Ya tenía ganas de volveros a encontrar por aquí! Todos los días pibcho vuestro blog en el trabajo para ver qué contais de vuestra gran aventura..
Jo, impresionante! Me alegro que siga yendo todo tan bien. Buen viaje hacia Vietnam, Laos... Seguiré a la escucha :)

Muchos besos,

Nora.

Anónimo dijo...

Me quedo muerta chicos de ver lo que pisais...no hay palabras.
Carpe diem que si!

Mó.

Anónimo dijo...

Sin duda , por ahora viendo las fotos y por lo que cuentas, el sitio que mas me ha molado de todos los que habeis estado por ahora O_O.
Seguramente me vean por alli.
Seguir pasandolo bien!!
Omar

Anónimo dijo...

Very interesting you impressions of india and Nepal ! Totally identify ! Ladak is in my plans for one day ... maybe we will meet there... You guys are an ispiration! Look fwd to read about SE asia Naimaste

Xana

Anónimo dijo...

Buena filosofia JJ ;) mejor incluso que la de Homer "cuando la vida te golpea, te mantienes firme".
Tiene que ser agradable descubrir gente tan agradable como la que describes.
Csaez

Aurora dijo...

Estupendo vuestro blog
¡qué envidia todo, y nada de sana! Me encantan vuestras reflexiones, y este destino desde luego me lo apunto, para mi otra vida si es que llega alguna vez...
¡Os veo muy entusiasmados con la ternura de los niños y todo eso! No será que...?
Un abrazo, aurora

Jorge dijo...

Bueno, ¿qué pasa? ¿Nos contáis algo o qué? Que aqui estamos esperando vuestras historias como agua de mayo... o de junio

Natchez dijo...

Seguir andando mis pequeños padagüannnnn...
Mente supeliolll puede a mente infeliolll..
No descansaré hasta ver un salto de grullaaaa!!

Diego dijo...

Hola Juanjo. Hacia tiempo que queria entrar en este blog... vaya pasada de viaje. Cuidaros y un abrazo. Diego (Kaos)

Publicar un comentario