10 de abril de 2009

Mauricio y Surafrica III - ¿playa o montaña? Mejor un poco de ambas para despedir Africa

Domingo 22 de Marzo, 7 am. Estado de la mar: llana. Aun sin noticias de Gurb.

[Quien a estas alturas no se haya leido esa obra de arte de la literatura simpatica y gamberra, ya puede abrir otra ventana del navegador e ir comprandola mientras sigue con el "glob"]

Hoy nos hemos despertado, justo cuando amanecia en la costa sureste de Mauricio. Ayer me cayeron los 38, aunque esta vez han dolido menos, quien sabe porque :-) Por cierto, que muy apropiadamente este año va mi cumpleaños y cae en sabado, ¡ni que lo tuvieramos preparado! Pero no, porque el de Eva sin embargo cae en jueves... en fin, segun los planes le caeran tambien los 38 palos en Tahiti, asi que dice que no le importa demasiado el dia de la semana, ¡je!

Hoy hemos pasado un precioso dia, tan dominical incluso en nuestras circunstancias que solo nos ha faltado El Pais con su suplemento para habernos trasladado "en espiritu" a uno de nuestros domingos playeros en Valencia. Obviamente, nada de lo que nos rodeaba nos recordaba a aquello, pero las sensaciones si han sido muy similares a esos dias en los que el sol, el mar, y la tranquilidad de nuestra "playa secreta" en las afueras de Valencia nos recargaban las pilas hasta desbordarlas.

Al ser domingo, la playa se ha ido animando a lo largo del dia, hasta terminar siendo un verdadero hervidero de gente disfrutando su dia libre. Mauricio esta plagadito de hotelazos y resorts, con su playa exclusiva, y de habernos alojado en alguno de ellos no tendriamos que haber compartido cocotero con la chusma. Pero que le vamos a hacer, no "semos asin", y ademas de que nos gusta ahorrarnos unos durillos para que el viaje pueda alargarse hasta los 366 sabados, pocas cosas nos llenan mas que mezclarnos con los "nativos", vivir un poco el dia como ellos lo hacen, y sentirnos minimamente integrados... aunque sea por un ratico.

Dicho esto, bien es cierto que mientras los locales se desperezaban y arrastraban toda su parafernalia de domingueros hasta la playa, nosotros hemos ejercido de turistas alquilando un barquito un par de horas para bucear en el impresionante arrecife que nos habia traido a este sitio en particular. Ha sido de los mejores que hemos visto nunca, tan petadito de coral que no se veia ni un rinconcito de arena, una pasada y ¡al ladito de la orilla! Tras lo que nos costo, en tiempo y dinero, ver algo que ni llega a este nivel en Mozambique, ambos nos hemos reafirmado en nuestra opinion de que alli deberian replantearse algunas cosas.

Pero despues, como contaba, el resto del dia ha sido de inmersion pero no en el agua, sino en el ambiente. La playa ha estado animadisima, y especialmente entretenida para nosotros, porque la mezcla de etnias que vive en Mauricio es enorme: predominan los de origen hindu y cercanias (Sri Lanka, Bangla Desh), pero tambien hay mucho creole (mulatos procedentes de los colonos franco-britanicos y los esclavos africanos), y bastantes chinos. Os podeis imaginar todo ese batiburrillo ahi, armoniosamente mezclados aunque cada uno disfrutando a su manera, y nosotros en medio de todos sin que chocasemos en el paisaje. Es dificil de describir, pero ha sido como vivir un dia de utopia en el que "to'er mundo e gueno", y todos, independientemente del color y la religion, nos llevamos bien. Y para culminarlo, el paseito de vuelta al hotel en autobus local, todo exotismo dentro de su extrema humildad.

No se, ¿sera este chocheo el momento del declive? Al fin y al cabo, 37 años pueden perfectamente haber marcado el ecuador de mi vida, y a partir de aqui podria estar en la cuenta atras. Es posible, pero aunque igual ha sonado dramatico, hoy no siento ningun vertigo por el aceleradisimo paso del tiempo, porque tras dias como hoy te das cuenta de que es posible ralentizarlo. Solo espero que no se me olvide como hacerlo.
................................
Pues nada, que la entrada de hoy he decidido comenzarla con este extracto a modo de diario que escribi en caliente al final de ese dia. En general, voy haciendo apuntes en mi cuaderno sobre la marcha, y al final hago un refrito para intentar darle un cierto ritmo y un poco de coherencia a cada ladrillo que os suelto. Pero esa noche me senti especialmente deseoso de plasmar lo que sentia inmediatamente, asi que lo he transcrito tal cual, segun lo escribi en el calor del momento. Y me refiero a que eso no lo puse pero... ¡que calor hizo! :-)

Y bueno, esa reflexion del primer dia resume bastante bien lo que hemos experimentado durante otros 10 en Mauricio, una isla pequeña pero muy poblada, con un peculiar crisol de razas y culturas, y donde hay multitud de rincones que hacen justicia a las fotos de los folletos...


... aunque desgraciadamente muchos se los han apropiado en exclusividad los hoteles de lujo. Nosotros nos dedicamos a recorrerlo de otra forma, y podemos dar fe de que existe "otro Mauricio", tanto en precio como en experiencias. Muchas de estas, de nuevo, las hemos tenido viajando en la extensa red de autobuses que recorren la isla... que serian cutres, si, pero mas quisiera Mallorca, por equipararlo a algo patrio, tener el transporte publico de Maurico. Pero ademas, son el escaparate perfecto de como viven los locales, y como todo es cuestion de filosofia personal ante la vida: en varios trayectos, en autobuses que teoricamente admitian "45 sentados y 5 de pie", pero realmente llevaban 80-90 sentados y, bien apretaditos, hasta 30 de pie... pues en varios asi, como digo, nos hemos sorprendido descojonandonos con los locales de las situaciones tan comicas que se dan cuando viajas asi, tan arrejuntaito, con gente que quiere bajar, otros que quieren subir (y siempre hay sitio para mas), y los cobradores manejandose con un arte increible entre todo ese berenjenal.

Como nota curiosa, y por ahondar algo mas en la particular sociologia de Mauricio, con su mezcla tan armoniosa de razas y culturas, leimos en la guia un detalle que, en mi opinion, es de quitarse el sombrero: dos veces, en la corta historia independiente de Mauricio, la gente ha tenido tan claro que no estaba contenta con el partido gobernante, que en las siguientes elecciones no les otorgaron ¡ni un escaño! No me puedo "de imaginar" algo asi ocurriendo en ninguna de nuestras democracias occidentales, con tanta historia y tan establecidas, y sin embargo pienso que seria muy sano.

Pero volviendo a nuestra experiencia mauriciana, os podreis imaginar que ha estado presidida por el mar. Hay un aspecto curioso en muchas de las playas de Mauricio, muy original aunque no sea el tipo de cosas que se mencionan en las guias o en los folletos turisticos. Como la isla esta totalmente rodeada por un arrecife coralino, que en ocasiones esta mas cerca de la costa y en otras algo mas alejado (pero nunca mucho), en la playa siempre hay un doble ruido de fondo: el de las pequeñas olitas que rompen en la costa, un sonido suave pero mas cercano, y el mucho mas potente pero mas alejado rugido de las olas reales rompiendo contra el arrecife. Hasta que identificas de que va, tienes una sensacion extraña, como que en esa playa algo te descoloca... con el tiempo, como siempre, te familiarizas con el ruido y ya no le das mayor importancia. Pero vamos, peculiar es. Como pequeña "decepcion", he de decir que los atardeceres en Mauricio no son tan coloridos como los imaginabamos.

Junto con el arrefice de Blue Bay que contaba en el extracto inicial, el climax de esos dias fue cuando nadamos con delfines. Estuvimos unas 2 horas, entrando y saliendo del agua desde el barco, para disfrutar de los distintos grupos que "socialiazaban" al amanecer tras una noche de pesca (los delfines se alimentan de noche). Perdimos la cuenta de con cuantos delfines estuvimos, muchos tan cerca que casi los pudimos tocar, e incluso vimos a un pequeñin mamando y varias parejas simulando o entrenando la copula (unos golfos, estos delfines:-) . Aunque tambien nos atacaron las medusas, como si no quisieran que disfrutasemos la fiesta de forma tan completa. No obstante, fue light comparado con las que nos frieron con el tiburon ballena, que creo que se me paso contar, no se ni como porque Eva todavia estaba curando algunas de las quemaduras, ¡auch! Todo esto mientras en casi toda la isla (con la excepcion de la esquinita en la que estabamos) se chopaban en un dia de lluvias torrenciales. Tuvimos mucha suerte, porque aunque estuvo nublado y llovio algo, el tiempo nos permitio disfrutar otra experiencia magica.

Y tras la playita de Mauricio, volvimos a Surafrica para cambiar totalmente de aires.


La semanita de montaña (mas bien 5 dias, quitando el de ida y el de vuelta), en lo que podiamos llamar "los Pirineos de Surafrica", ha sido el retorno a la tranquilidad, el silencio, la poca gente, el cara a cara con la naturaleza, y en particular con unos montes impresionantes. El Drakensberg, que asi se llaman estas montañas (tierra de los famosos Zulus), como digo tiene bastantes semejanzas con los Piris: un buen puñado de tres miles (26) en no mas de 200 km de largo, el pico mas alto al sur del Kilimanjaro que casi clava lo que mide el Aneto, y algunos paisajes que nos han recordado incluso zonas concretas (Ordesa). Puestos a comparar, aunque no tenga mucho sentido, mi sensacion es que los Pirineos son mas variados y mas bonitos, en general, pero el Drakensberg es mas dramatico porque los gigantescos montes se levantan desde la nada, es un pliegue salvaje en medio de la llanura inmensa que los rodea. Los hemos disfrutado y nos hemos dado algo de cañita, a modo de test para nuestro inminente ataque a las grandes cumbres del Himalaya (pffff....je!); he de decir que estamos "menos mal" de lo que cabria esperar, asi que ¡ya pueden prepararse los Annapurnas y compañia! :-) Total, lo que realmente importa es como nos afectara la altitud, y para eso poco nos podemos preparar.

Que comemos (y bebemos)

Si hay una cosa que en Mauricio hemos comido hasta casi hartarnos, ha sido platano flambeado como postre. En la comida, como en otras muchas cosas (el idioma, sin ir mas lejos), se nota la influencia de ex-colonia francesa, pero aparte del banana flambeau a lo fino en restaurantes, tambien hemos probado la "variante Mauriciana" mas de andar por casa, hecha en barbacoas en la playa, con el platano partido por la mitad longitudinalmente y sin quitarle la piel (que se quedaba negra como el carbon, claro). No he comido tanto platano en mi vida, ¡riquisimo!

Otro par de curiosidades de Mauricio: el yogurt de aloe vera (Eva se ha quedado tersisima interiormente de tanto aloe vera pa'l estomago :-), y una especie de calabaza que llaman Cristofina y la usan un monton, de forma equivalente a la calabaza clasica y les sale muy rica.

A quien conocemos (digno de mencion)

En Mauricio, hemos coincidido con una española muy peculiar. Silvia es de Ibiza, y trabaja para Iberia con contrato fijo-discontinuo = trabaja los 6 meses de temporada alta en la isla, y esta en el paro los otros 6. Medio año en el que, aprovechando los vuelos casi gratis de que disfruta como empleada de Iberia, recorre mundo... aunque los ultimos 4 años ha pasado la mayor parte del semestre en Mauricio. Es un personaje, bohemia y cabezita loca, le pega totalmente ser de Ibiza :-). Lleva tiempo intentando traer a españoles a Mauricio y servirles de guia en un viaje "diferente" por la isla, mas autentico, y tambien mas economico. Como hasta la fecha no ha tenido suerte, cuando nos conocio inmediatamente nos "adopto" unilateralmente, como si nos hubiera traido ella, y estaba como unas castañuelas de tener "sus primeros españoles en Mauricio". Como digo, todo un personaje, compartimos un par de cenas y una noche de copeo, ¡gracias Silvia, y suerte!

En Mauricio tambien coincidimos con Serge, un jubilado todavia muy en forma que trabajaba en uno de los sitios donde nos alojamos. Y digo bien, trabajaba, porque esa noche nos tralado sus problemas laborales comunes a los de cualquier trabajador en cualquier parte del mundo, y precisamente al dia siguiente se cambiaba a otro trabajo... ¿mejor? Esta por ver, como siempre. Me vino a la cabeza una frase que lei recientemente: "Antes, cuando viajaba, me fijaba en lo que me diferenciaba de los otros: ahora, me fijo mucho mas en lo que nos parecemos".

Por ultimo, en un camping del Drakensberg conocimos a una pareja de surafricanos de esos que te devuelven toda la esperanza en el ser humano. Ronel y Cris son una pareja de unos cincuenta años, que cuando nos vieron haciendo camping de forma tan precaria (ya hemos contado lo "profesionales" que son por aqui :-), inmediatamente se ofrecieron a prestarnos sillas, mesa, luz y cafe calentito siempre que quisieramos. No solo aceptamos su amable ofrecimiento, sino que pasamos dos veladas muy agradables charlando con ellos de mil y una cosas, la segunda noche tras habernos invitado a una tipica barbacoa surafricana (brai, las llaman). Es maravilloso cruzarte de vez en cuando con gente tan encantadora, sobre todo tan genuinamente buena. Aunque en todos los aspectos eran muy parecidos a nosotros (me refiero a que no fue un encuentro "exotico"), personas asi te reconcilian con el mundo.

¡Ah, y casi se me olvida! Tan presente ha estado en nuestros dias surafricanos, que de tanto esperar al final por poco me dejo a James en el tintero. James es un australiano temporalmente afincado en Johanesburgo, con quien hemos pasado 4 noches sueltas en nuestras idas y venidas desde esta ciudad. Ya conte que le contactamos a traves de Couchsurfing, aunque nos habian hablado de el. Y es, fundamentalmente, otra de esas personas de enorme corazon. En su caso ademas no es solo lo buen tipo que es, sino que le pone corazon, pasion, a su vida. De forma que las cenas en su casa, cocinadas en equipo y disfrutadas con tan buena compañia y buena conversacion (y buen vino, siempre un buen tinto ... o dos :-), han sido un verdadero placer. Ayer mismo, como se merecia, cerramos nuestro trimestre Africano con un ultimo homenaje en su casa, culminando con unos deliciosos mojitos que le enseñamos a hacer para aprovechar como es debido el ron de Mauricio que le habiamos regalado ¡A tu salud, James, mil gracias por todo!
...................

Y, ñoras y ñores, se nos termino Africa :-( Intentare hacer una entrada recopilatoria con las sensaciones que nos ha dejado el continente, pero ya escribimos esto desde nuestro nuevo destino, Asia, y en particular desde la India. ¡Nada que ver!, claro, pero ni un pelo menos intenso.

¡Hasta la proxima everybody!

Juanjo & Eva

6 comentarios:

Eli dijo...

Enhorabuena por haber dejado un pedacito de vosotros en el continente africano. Ha sido un placer disfrutarlo con vosotros y espero ansiosa la experiencia asiática. Las imágenes son impresionantes y vuestra redacción es altamente motivadora y despierta. Cada vez aumentáis más el grado de envidia de vuestros queridos amigos :-) Sois los mejores!!!!!! y además estáis guapísimos, desprendéis felicidad en cada linea y en cada imagen. Besos! Eli

Natchez dijo...

Toi...flipaaooooo!!
Por cierto, las fotillos estan cogiendo un tono sexuarrrr subidillos de tono,eh? que jamematen!
Que será pa cuando esteis en Bora Bora!!
Un polvete en pauerpoint?
Eva, te sientan las Islas Mauricio muy bien! Estas muy buenorraaa!!
Como dice Eli: "Pareceis un anuncio de vitaldent!"
Besos y achuchones,
Los MariNacho & The pekes

mapi dijo...

Africa prometía pero después de vuestras experiencias será uno de los primeros lugares de la lista para escaparse.........evidentemente cuando regreseis vosotros y os podais quedar unos días con nuestros niños para descansar de tanto viaje, chapuzones por Mauricio, trekingssss, safaris........... Qué buen plan ehrr???? OS QUEREMOS CABRONESSSSSSSSS....
Los MUSUMECI

Familia dijo...

Muchas felicidades al cumpleañero, llevamos un largo rato navegando por vuestras entradas, comentarios y fotos, y estamos alucinando!
No hemos tenido mucho tiempo hasta ahora, pero pensamos ponernos al día rapidito. Entre "madrileños por el mundo" y vuestro Glob, no nos queda ninguna duda. Nos alegramos de lo bien que va todo y de lo felices que se os ve. Mucha envidia sana. Un beso, Chico Ercilla.

Familia dijo...

Dice Ibán que si os quedáis quietecitos unos días, llamamos al programa ... Ya le he dicho, que me parece que esto no va a ser posible...
Besos.

Silvia dijo...

Me ha encantado Mauricio. Habrá que ir. La reflexión transcrita, excelente. Gracias por compartir todo esto. Me encanta. BESOS de todos los Pereña-Cortés

Publicar un comentario